El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

noticias de la categoría: FEDERAL B > JUVENTUD

Juventud 24/03/2011

Muy visitante

Juventud se llevaba un gran punto de Gualeguaychú, pero dos determinaciones del árbitro Saracho  en el segundo tiempo terminaron inclinando la balanza para los de Marchesini. El juez cañadense omitió una mano dentro del área local y cuando hubo una discutible para Juventud Unida no dudó en sancionar la pena máxima, que Weissen cambió por gol a tres del final. Luego de encuentro Guidi fue agredido por los simpatizantes lugareños, y el puñado de hinchas del celeste sufrió una emboscada.

Juventud llegó a este encuentro entonado por la vuelta al triunfo el fin de semana. Por eso, Rubén Pérez y sus muchachos tomaron este compromiso como la oportunidad de seguir en levantada.

Los cambios que el entrenador celeste introdujo generaron incertidumbre al principio, pero convicción después. El “gallego” sacó a Bulgarelli y colocó a un hombre más combativo como Movio en el medio, sumado a la modificación táctica de Villalba, que fue marcador de punta izquierdo.

Esa mezquindad que se prejuzgó al inicio se fue disipando con el correr de los minutos. El equipo pergaminense se mostró seguro de sí mismo ante un rival al que le pesó la responsabilidad de tener que ir en búsqueda del triunfo.

Así, Juventud fue combativo y luchador en el medio, y salió rápido de contra mediante un inspirado Cristian Fernández, quien se asoció con Becerra, y juntos llevaron peligro al arco de Gauna.

Los de Gualeguaychú sintieron las ausencias en determinados sectores del campo, sobre todo a la hora de la creación, porque Iván Bonzi debió bajar en demasía para tomar contacto con el balón, y de esa manera dejó muy solo a Weissen, que perdió casi siempre con la solidez de Aguilar y Gómez.

Lo del celeste en ese primer tiempo fue perfecto. Llegó a Entre Ríos con una meta fija, que era sumar, y los medios utilizados hasta allí fueron por el camino correcto. Además, la cancha mojada y con barro no dejó jugar con prolijidad a ninguno,  por lo que el plan se ejecutó como se presumió.

Igualmente el match se tornó malo, con escasas aproximaciones a los arcos. Ambos llegaron con tiros de media distancia que se fueron desviados, o bien, los controlaron los arqueros.

La más clara de ese período la tuvo el local, cuando a los 28´ Solmi quiso cubrir una pelota para que saliera por línea de fondo, pero Fiorotto llegó antes y el balón fue sacado en la línea por Aguilar.

Para la segunda parte, los de Marchesini salieron decididos a lograr los tres puntos. Comenzaron a jugar la pelota con más criterio y al ras del piso, más allá de que varios lugares de la cancha no lo permitió por el agua.

El árbitro Saracho empezó a tener un papel más protagónico en el juego. A los 8´, tras un rebote, un defensor de Juventud Unida tocó la pelota con su mano intencionalmente dentro del área, pero el pito no cobró la pena máxima.

A los 11´ Rubén Pérez arriesgó con el ingreso de Bulgarelli, tratando de darle velocidad en la contra, pero se privó de la tenencia de la pelota que brindó el “chompi” Fernández en los minutos que tuvo en cancha, y desde ese momento el team de Pergamino le cedió terreno al dueño de casa.

Movio, Guidi y Navone ya no ganaron los rebotes como en el primer tiempo, y mermaron en la combatibilidad ante los volantes rivales, por lo que el “decano” comenzó a inclinar la cancha.

Bulgarelli está sumergido en un bajón futbolístico que el equipo lo siente, y este encuentro no fue la excepción, porque se entregó fácil a la marca, y no pudo desarrollar su velocidad en el ataque.

El equipo albiceleste, a base de empuje y actitud empezó a llevar a Juventud contra su área, y Solmi se fue convirtiendo en protagonista gravitante de la historia, ya que con un par de salidas a tiempo y una tapada impresionante a Weissen se fue erigiendo en clave para el sostén del resultado.

Hasta que los 41´ llegó una jugada que despertó la duda en todo el banco celeste: Migueles ganó la posición en el área y cuando se acomodó para rematar ante Solmi cayó en área, pero esta vez Saracho no dudó y marcó penal.

El goleador Weissen se hizo cargo de la ejecución, y con un disparo certero, abriendo el pie, le dio con cara interna y colocó el 1 a 0 a muy poco del final.

En los últimos minutos la desesperación y el nerviosismo de los jugadores de Juventud para con el árbitro pudo más que la chance de lograr la igualdad en los instantes finales del partido.

Terminó el cotejo, y el celeste siguió perdiendo. Guidi fue agredido por hinchas locales cuando se dirigía a los vestuarios, y el puñado de simpatizantes pergaminenses sufrió la emboscada de  barras de Gualeguaychú, quienes llegaron a romper un automóvil.

Desde lo deportivo, el panorama resulta muy complicado para Juventud, que quedará libre en la próxima jornada, y si gana Atlético Concepción su compromiso relegará al celeste al descenso directo a dos fechas del final.

Síntesis:

Juventud Unida G:
Gauna; Pérez, Miglio, Corvalán, Acosta; González, Luquez, Sánchez, J. Fiorotto; I. Bonzi y Weissen. DT: Víctor Marchesini. Suplentes: Jara y F. Fiorotto.

Juventud:
Solmi; Calomino, Aguilar, Gómez, Villalba; Movio, Guidi, Navone, Benítez; Fernández; y Becerra. DT: Fernando Silva (Rubén Pérez está expulsado). Suplentes: Portigliatti y L. Zárate.

Cambios:
Pereyra, F. Bonzi y Migueles, por I. Bonzi, Luquez y Sánchez (JU). P. Zárate, Bulgarelli y Neme, por Movio, Fernández y Benítez (J).

Amonestados:
Miglio, Corbalán, Luquez y Weissen (JU). Navone, Gómez, P. Zárate y Bulgarelli (J).

Expulsados:
Fernando Silva, entrenador (J).

Gol:
ST 42´ Weissen, de penal.

Árbitro:
Diego Saracho, de  Cañada de Gómez.  Cancha: Municipal de Gualeguaychú.